lunes, 9 de febrero de 2015

HORRIBLE PESADILLA


"Ha abierto los ojos dos minutos antes de que le sonara el despertador. Cada lunes le pasa igual, dos minutos antes de las ocho de la mañana se despierta y ya no se puede volver a dormir, sólo que hoy lo ha hecho agitado por el ruido del viento. Toda la noche ha oído cómo las ramas de los árboles que rodean su casa se agitaban y ha notado cómo se colaba un ligero soplido por debajo de la puerta, una voz ronca que resonaba en todos los rincones de la habitación, como si detrás del armario o debajo de la cama se escondiera un hombre alto y gordo con un altavoz, susurrando y gritando a la vez. Sin querer se está volviendo a dormir pero lo que le despierta, a las 8 de la mañana del lunes 2 de febrero, no es el despertador: es la ráfaga de viento más fuerte que ha oído nunca. Abre los ojos y mira aterrorizado a su alrededor."

No ve nada, absolutamente nada. Asustado y con sigilo se asoma a la pequeña ventana de su habitación. Una fuerte ráfaga de aire le golpea en la cara, tirándolo al suelo de la habitación y cerrando la ventana, como si alguien no quisiera que se asomara o que viera algo.

Decide no hacer caso al viento que sigue golpeando su casa y empezar a vestirse. Cuando abre el armario no ve su ropa, ve algo que le deja horrorizado y con la piel de gallina. Justo en ese momento suena su despertador. Todo ha sido una pesadilla, una horrible pesadilla.


Google+ Followers